22 marzo 2009

Unos 180 ejidenses suscriben un testamento vital para asegurarse una 'muerte digna'

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía puso en marcha el registro de voluntades vitales anticipadas en el año 2004 y hasta finales del mes de enero de 2009, en este documento aparecían 181 nombres correspondientes a vecinos de El Ejido.
Eso significa que a través de ese testamento vital el paciente tiene la posibilidad de regular las actuaciones médicas ante situaciones sanitarias concretas como el daño cerebral severo e irreversible, es decir, coma irreversible o estado vegetativo, persistente y prolongado.
Asimismo, también podrán aplicarse los deseos del paciente cuando se trate de enfermedades en fase muy avanzada ya sea por cáncer diseminado o por enfermedad degenerativa del sistema nervioso o muscular, que no responde al tratamiento y que impide la movilidad y la capacidad de relación de la persona enferma. La demencia de causa degenerativa, grave e irreversible también se contempla entre estas situaciones sanitarias.
El porcentaje de ejidenses dentro del total provincial supone un 21%, una cifra bastante alta que indica la sensibilidad de la población ejidense con la necesidad de dejarlo todo atado para conseguir, lo que algunos llaman, una muerte digna. Otro dato significativo es que la población extranjera también comienza a conocer esta posibilidad que le brinda Salud, aunque en menos medida que los autóctonos.
Así, los testamentos vitales registrados hasta la fecha en el municipio de El Ejido corresponden a 175 personas de nacionalidad española y 6 a personas de otras nacionalidades. En toda la provincia hay 837 registros vitales.

2 comentarios:

Mariaisabel dijo...

Yo ya tengo también mi testamento vital.
Hace tiempo que lo tenía muy claro: deseo una muerte digna.
Este post es muy acertado. Pensaba hacerlo, pero me encanta que hayas dado tu el primer paso.
Un abrazo

Tashano dijo...

Mariaisabel,

Ya somos dos, yo hace ya cuatro años que lo tengo hecho y registrado en la Generalitat, lo tengo clarisimo y mi familia ya saben lo que tienen que hacer en el caso de que me pase algo.

Que más se puede pedir, que una muerte digna y sin dolor para todas las partes.

Un beso