26 marzo 2009

"Todas las enfermedades de la civilización moderna se relacionan con la nutrición" Variedad y moderación, claves que recomienda .


es doctora en Farmacia por la Universidad de Santiago de Compostela y especialista en Nutrición por la Escuela Nacional de Sanidad en Madrid y la Universidad de Pamplona. Es gerente de la empresa Amad Promoción de la Salud.

S. R. - PONTEVEDRA Dos claves a la hora de sentarse a comer: variedad y moderación. A mayores, tomar en ayunas un vaso de agua con un chorro de limón, beber más de litro y medio de agua al día, además de infusiones, caldos etc, reducir la sal o la bollería pero no excluir ningún alimento de nuestra mesa. Son algunas de las recomendaciones de la especialista en nutrición Amil López Viéitez, que ayer presentó en el centro social Caixanova su libro “Dieta coherente. Un nuevo yo en 2 semanas”. Asegura que cada vez sabemos más de como alimentarnos bien: “La gente demanda ya mucha información sobre nutrición, estamos en la buena dirección, lo que habría que hacer es un esfuerzo de profesionales y medios de comunicación por transmitir los temas de forma lineal, muchas veces se nos quejan los pacientes de las alertas alimentarias, que de repente es malo un tipo de pescado, o el vino etc, de modo que hay que dar un mensaje tranquilizador y coherente, que el consumidor esté tranquilo y sepa realizar sus elecciones”.
–¿Bastan realmente dos semanas para construir el nuevo yo que propone en su libro?
–Pues sí (risas) al menos es un buen punto de partida para hacer borrón y cuenta nueva, para empezar a cuidarnos, a reducir la intoxicación y ya a partir de esos 15 días empezamos un nuevo estilo de vida en el que todos deberíamos cuidarnos un poco más, con una buena alimentación, algo de ejercicio físico aeróbico, trabajo muscular y algo de relajación para contrarrestar el estrés crónico al que estamos sometidos.
–Se estima que 6 de cada 10 personas han seguido alguna dieta a lo largo de los últimos años y usted afirma que el 95% fracasa ¿qué falla?
–Hay dos motivos mayoritarios: porque el 90% de las dietas no educan los hábitos alimentarios de las personas, que es algo muy íntimo que heredamos desde niños, entonces cuando la gente se cansa de la dieta o consigue los objetivos que se planteó, abandona y vuelve a sus antiguas costumbres, con la consiguiente recuperación del peso perdido, y luego está (y es algo muy importante) que la mayor parte de las dietas no están bien planteadas desde el punto de vista científico, con lo que generan una deshidratación, de pérdida de agua, y lo que es más grave, de músculo, y al perder masa muscular se reduce la velocidad del metabolismo, lo que nos hace engordar y que cada vez nos cueste más mantener el peso ideal.
–¿Para empezar habría que olvidarse de la idea de una dieta y hablar de alimentación para el resto de la vida?
–Ésa es la idea, se pueden hacer pequeñas dietas más restrictivas dos o tres veces al año, por ejemplo después de Navidad o del verano, una época en la que nos relajamos un poco más, comemos más fritos y más alimentos calóricos, pero después en general hay que mantener un equilibrio, una coherencia a lo largo del año, consumir alimentos equilibrados y tener costumbres más o menos sanas.
–¿Qué es la dieta coherente?
–Es un estilo de vida que persigue optimizar el potencial físico, emocional y mental del individuo, es equilibrado, consecuente y está relacionado con lo que el cuerpo demanda, de modo que seamos capaces de escuchar sus señales. ¿Cómo lo conseguimos? Haciendo cinco comidas, todas ellas con hidratos de carbono, proteínas y grasas favorables a fin de regularizar los niveles hormonales y todo el potenciar regenerador se active al máximo. Es muy importante el desayuno, central, para romper el ayuno nocturno y como garantía de mantener constante el nivel de insulina en sangre, que es lo que persigue la dieta coherente, evitar los picos de insulina que son los que nos van a hacer engordar y enfermar porque todas las enfermedades de la civilización moderna (desde el cáncer al Alzheimer, las inflamaciones, enfermedades autoinmunes o la diabetes etc) tienen una base inflamatoria, es decir que todas las enfermedades de la civilización moderna se relacionan con la nutrición, que es básica aunque no milagrosa claro está, pero desde el punto de vista de la prevención es el arma más eficaz que tenemos. Cuidando nuestra alimentación prevenimos que se desarrollen todas esas enfermedades y al mismo tiempo, si ya se han empezado a instaurar, podemos conseguir reducir o incluso eliminar la medicación. En la consulta tenemos muchos pacientes diabéticos que trabajando conjuntamente con el médico de cabecera logramos reducir la medicación o los fármacos anticolesterol o incluso no necesitarlo.
–¿Por qué es importante el número de comidas diarias?
–No se deben dejar pasar más de 4 o 5 horas para evitar los picos de insulina, también hay que insistir en la importancia de un buen desayuno, equilibrado y tomar en ayunas un vaso de agua con un chorrito de limón para contrarrestar la acidez y prevenir caries, osteoporosis, migrañas, cansancio etc.
–Recomienda en todas las comidas incluir proteínas magras, hidratos de carbono y grasas insaturadas ¿dónde quedan entonces dietas famosas como la Atkins, Montignac etc?
–Todas tienen un fundamento científico, lo que pasa es que llevadas a un extremo y de forma continuada es algo antinatural, las dietas milagro no existen, milagro es perder peso y luego mantenerse, si habla con cualquier persona que haya llevado esas dietas se quejará de que recuperan lo que perdieron y con algunos kilos de más, eso sucede porque el organismo cuando la dieta está mal planteada, cuando no recibe el combustible ideal, lo que hace es perder líquidos, acumular más grasa o consumir la masa muscular. Todo eso a medio plazo es nefasto: el agua se recupera como un efecto esponja, la grasa después costará mucho eliminarla y, lo peor, que la masa muscular al reducirse se reduce el metabolismo, se hace más lento y nos crea una tendencia mucho más acusada a ganar kilos, más en la zona central del cuerpo que es lo más peligroso desde el punto de vista de la salud cardiovascular.
–¿Algún alimento a eliminar?
–Ni uno, ningún alimento es bueno o malo en sí mismo, todos tienen que estar presentes en nuestra dieta diaria y la combinación coherente es la garantía de nuestra salud: 5 comidas y lo más variadas posibles, siempre con moderación, por ejemplo la grasa es necesaria y es un buen aliado pero tiene que ser insaturada y en la cantidad que recomendamos... Tampoco eliminar el alcohol, todas las guías cardiosaludables hablan de que no tiene mayor importancia una copa de vino al día, tiene antioxidantes, como en todo la clave está en la moderación.
–En la pirámide coherente de los alimentos también incluye el sol ¿la regla es dejar de lado la idea del bronceado pero recuperar los baños de sol?
–Si, es curioso, en España que es un país soleado hay déficit de vitamina D y eso se produce porque nos ponemos demasiada crema por miedo al cáncer de piel y sin embargo en los países nórdicos tienen más cultura de estar al sol y tienen menos incidencia de osteoporosis. La idea es olvidar el moreno, la gente mayor a lo mejor taparse la cara para evitar las manchas de edad pero unos minutos poner los brazos al sol, el escote, las piernas, lo que ya hacían siempre los mayores en nuestras aldeas, sentados prudentemente un tiempo al sol.
–Al hilo de su referencia a la sabiduría popular ¿está de acuerdo con la frase de que no debo comer nada que no reconocería mi bisabuela?
–Estoy de acuerdo, es algo importantísimo, uno de los grandes males de nuestro tiempo es el exceso de alimentos procesados, que tienen una composición “dudosa”, nuestro cuerpo no los sabe procesar, por ejemplo las grasas trans, ingredientes de salsas, bollería etc, y son más perjudiciales que las grasas blancas porque el organismo no las sabe gestionar y obstruyen mucho más las arterias. Por tanto, debemos tomarlos esporádicamente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Amil Lòpez, muchas gracias por dar difusión a la Dieta Coherente en tu blog. Si te parece bien añade el link a mi blog.
www.dietacoherente.com

Tashano dijo...

Hola Amil!!! bienvenida al Blog, me pareció muy interesante( más que nada por mi misma) ya que no llevo una dieta muy adecuada que digamos.
Y para llevar el dolor y la fatiga, ya que estoy afectada de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica, debería llevar una dieta mucho mejor de la que llevo, creí que a los demás también les podría interesar.

Muchas gracias por el ofrecimiento de añadir mi Link a tu blog ( pero creo que lo tienes que hacer tu), puedes copiarlo de mi Blog y colocarlo en el tuyo.

Veo que no tienes Link, pero desde este momento estas en mi Blogroll.

Un saludo.

posicionamiento internet dijo...

me gustado mucho este post, que gran vida!