07 febrero 2009

Los soldados de la polio


Una cinta nominada al Oscar sigue a los voluntarios que buscan erradicar la enfermedad.

El mayor ejército no militar de la historia combate sin armas de fuego. Sólo utiliza vacunas y palabras, dos herramientas con las que intentará ganar la última batalla, el último combate que queda para librarse de un incómodo enemigo: la polio. El documental de 38 minutos 'The Final Inch' narra la historia de estos 'soldados de a pie', las vivencias de quienes conocen una realidad olvidada por muchos y los testimonios de algunos supervivientes. Una completa visión que el mundo del cine ha reconocido con una candidatura a los Oscar.

Más de 50 años después de que se desarrollara una vacuna eficaz contra la polio y tras haber eliminado la enfermedad de los países desarrollados, el poliovirus aún resiste en cuatro países: Afganistán, la India, Pakistán y Nigeria. Es en estos lugares donde los 'soldados' -desde médicos hasta amas de casa- acuden puerta por puerta, barrio por barrio para intentar vacunar a todos los niños.

No es tarea fácil. En muchos enclaves musulmanes las familias llegan a esconder a los pequeños con tal de que no sean inmunizados. No se fían de la medicación. Por eso, lo primero que tienen que hacer los voluntarios es desmontar los mitos infundados que relacionan la vacuna con la esterilidad y acabar uno por uno con todos los rumores falsos extendidos con el paso de los años. Munzareen Fatima, una musulmana colaboradora de UNICEF, realiza esta labor. "Siempre voy con burka, porque así es más fácil que confíen en mí", afirma en el documental. Da igual que se rían de ella por trabajar fuera de casa, que le hagan burla por la calle, porque cree firmemente que la misión de erradicar la polio es posible.

La misma opinión comparte Ashfaq Bhat, un médico que trabaja para la Organización Mundial de la Salud (OMS). Diariamente recorre el río Ganges de arriba abajo tratando de detectar cualquier nuevo caso de polio, localizando a los millones de niños sin hogar que viven en la India y contraen la enfermedad porque no se llegó a tiempo para vacunarlos. El galeno se relaciona con los cuidadores de cerdo, con aquellos que no tienen acceso a ninguna atención sanitaria e, incluso, con la casta más despreciada de la India, 'los intocables'.

Como él, otros cuatro millones de voluntarios sólo en ese país intentan que todos los niños, estén donde estén, reciban las 10 dosis de la vacuna en su primer año de vida, la única forma de que desarrollen inmunidad al virus. Si el reto parece difícil, la cosa se complica aún más cuando se trata de mantener las vacunas siempre frías en uno de los países con el clima más cálido y con una infraestructura sanitaria que deja mucho que desear.

Los efectos que se pueden evitar

Irene Taylor, periodista y directora de 'The Final Inch' -que cuenta con la colaboración de Google.org, el brazo filántropo de Google- también ha querido incluir en la película el testimonio de los afectados por la enfermedad en EEUU, un lugar donde, según sus propias palabras, "ya casi nadie se acuerda de lo que es la polio".

Martha Mason es una de estas supervivientes. A sus 70 años lleva casi toda la vida unida a un pulmón de hierro, una máquina que la ayuda a respirar y de la que apenas puede separarse. El poliovirus acabó con la vida de su hermano y además dañó su sistema respiratorio para siempre.

Mejor suerte corrió Mikail Davenport, que pudo volver a utilizar sus dos piernas después de una larga y dura rehabilitación. Aunque ahora, con 68 años, ve cómo su cuerpo sucumbe poco a poco a los efectos del síndrome pospolio, un problema que aparece décadas después de haber sufrido la enfermedad. A lomos de su moto recorre Texas, su estado natal, para recordar a sus vecinos el legado de una patología que mucha gente ha olvidado pero que otra mucha sigue sufriendo.

"Hace 20 años, 20.000 personas contraían la polio cada día. Hoy, la cifra es de menos de 1.000. El incansable trabajo de los soldados de a pie es la prueba de que erradicar la enfermedad es humanamente posible. Y políticamente posible. Estamos cerca de lograrlo", concluye Irene.

La polio, una enfermedad casi olvidada para muchos, afecta principalmente a los niños menores de cinco años. El virus, que se propaga cuando aquellos que no han sido vacunados están en contacto con las heces de personas infectadas, sobre todo, a través del agua, ataca el sistema nervioso y causa parálisis, atrofia muscular y deformación.

2 comentarios:

Venta de Departamentos en Barrio Norte dijo...

Mi hermano tuvo esta enfermedad y el tema me toca de cerca, es algo terrible.

Tashano dijo...

Hola venta de departamentos:
Espero que tu hermano este bien ahora, al menos que pueda llevare una vida activa y digna.
Si que es algo terrible, yo como madre no me puedo imaginar como estaría si a mi hija le hubiera tocado pasar por una cosa así, lo que no se muy bien es porque hay todavía países que la están sufriendo.

Un besazo