24 enero 2009

Frente común contra la fibromialgia

Una mujer se lleva las manos a la cabeza para paliar su dolor.


Los pacientes con esta patología suponen entre el 10 y el 20% de las consultas de reumatología y un 6% de las de atención primaria.

La Declaración Escrita número 69/2008 sobre la fibromialgia ha sido un éxito en el Parlamento Europeo al encontrar las firmas necesarias de 393 diputados que la apoyaron. La Declaración Escrita fue iniciada por cinco miembros claves, activos participantes en las areas sobre asuntos de salud en el Parlamento Europeo y procedentes de diferentes países.
Estos diputados decidieron iniciar el proceso de lanzar la declaración durante la reunión que se celebró durante el 1º Día Europeo de Concienciación de la Fibromialgia en Mayo 2008, organizado por la ENFA (Red Europea de Asociaciones de Fibromialgia).
Una Declaración Escrita es un texto de hasta 200 palabras sobre un asunto que está dentro de la esfera de actividades de la Unión Europea. Al final de la fecha de vencimiento (3 meses después de su lanzamiento el 1 de Septiembre para la declaración 69/2008) la declaración se pasa a las instituciones nombradas en el texto, junto con los nombres de los firmantes.
La fibromialgia es un proceso de dolor crónico, generalizado, de localización preferentemente osteomuscular y de etiología desconocida. Es una enfermedad compleja con una variedad de síntomas aparte del síntoma clave que la define dolor crónico generalizado. Incluye fatiga, sueño no-restaurador, rigidez matutina, colon y vejiga irritable, piernas inquietas, depresión, ansiedad y disfunción cognitiva a la que se refiere a menudo como «fibroniebla».
Calidad de vida
Todos estos síntomas causan serias limitaciones en la capacidad del paciente para efectuar sus habituales tareas diarias y su trabajo y afectan severamente su calidad de vida. Algunos científicos creen que hay una anomalía en cómo el cuerpo responde al dolor, y particularmente un aumento de la sensibilidad a los estímulos.
Los datos más recientes indican que estos pacientes presentan una alteración en los mecanismos de procesamiento del dolor, probablemente secundaria a un desequilibrio en la concentración de neuromoduladores a nivel del sistema nervioso. En los ensayos de dolor inducido de manera experimental se han observado que estos pacientes tienen un umbral del dolor más bajo, precisando estímulos de escasa intensidad para provocarlo. En 1992 esta patología es reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como enfermedad reumatológica y tipificada en la CIE-10 (Clasificacación Internacional de Enfermedades) con el código M79.0. En 1994 es también reconocida por la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP).
La Declaración Escrita pide a la Unión Europea el reconocimiento de la fibromialgia en Europa como enfermedad, tal como hizo la OMS en 1992. Se estima que 14 millones de personas en Europa sufren de fibromialgia .
Este padecimiento es mucho más prevalente en las mujeres (87% del total) que hombres. Su prevalencia en nuestro país se estima entre el 2-3 % de la población mayor de 20 años, lo que referido a nuestra comunidad autónoma supondría entre 27.500 y 41.000 afectados.
El 90% de ellos son mujeres. Suele comenzar entre 20 y 40 años de edad, con una prevalencia máxima entre los 40 y 49 años. También ha sido descrita en niños y ancianos.
La Fibromialgia impone grandes cargas económicas sobre la sociedad y sobre los individuos afectados. Un estudio muestra que el paciente medio en Europa consulta hasta 7 médicos e ingiere múltiples medicamentos durante unos 5-7 años antes de recibir el diagnóstico correcto. Los pacientes con Fibromialgia suponen el 10-20% de las consultas de reumatología y un 5-6% de las de atención primaria.
Los síntomas debilitadores a menudo desembocan en una pérdida de días trabajados, la merma de ingresos y en pagos por incapacidad laboral. Hay investigaciones en el Reino Unido que demostraron que el diagnóstico y el manejo positivo de la Fibromialgia reducen los gastos sanitarios al evitar innecesarios exámenes/análisis y consultas.
Por esto, el Parlamento Europeo, mediante esta declaración pide a la Comisión Europea y al Consejo ayuda para aumentar la concienciación sobre esta patología y para facilitar el acceso a la información para los profesionales de la salud y los pacientes.

OTROS FACTORES
Sexo: Mujer.
-En USA, el 3,4% de mujeres frente al 0,5% de hombres.
-En Canadá 4,9% y el 1,6%.
-Noruega desde el 0,9% de hombres hasta el 10,5% de mujeres.
-España va del 0,4% de hombres al 4,2% mujeres.
Edad: Hacia la edad media de la vida.
-Niños y jóvenes de 9 a 17 años sin una prevalecía clara aún.
-30 a 65 años, siendo de un 4,2% entre los 40 y 52 años.
-Muy rara a partir de los 75 años.
Raza: Caucásicos.
Factores emocionales:
-Trastornos Psicológicos Previos se admiten como predisposición a sufrir SDFM.
-La personalidad del paciente.
Antecedentes familiares:
-Se aprecia una acumulación de casos estadísticos.
Condición física:
-No suelen realizar ejercicio físico o muy escasamente.
Percepción del dolor:
-El Umbral de dolor en estos pacientes es más bajo que en conjunto de la población.
Su prevalencia en nuestro país se estima entre el 2-3 % de la población mayor de 20 años
Impone grandes cargas económicas sobre la sociedad y los individuos afectados.

2 comentarios:

Mariaisabel dijo...

Conozco algo esta enfermedad y sé los síntomas.
Pienso que todo es poco lo que se investigue y aunque represente una carga económica elevada, merece la pena. Hay que investigar todo lo que sea posible para poder mejorar la caliad de vida de estos enfermos.

Tashano dijo...

Hola Mariaisabel, yo soy una de las afectadas por esta "maravillosa" enfermedad y del Síndrome de Fatiga Crónico, y se muy bien la falta que hace la investigación, pero parece que no somos lo suficientemente importantes para hacerla, es simplemente una lucha entre las farmaceuticas, nos marean , nos medican, nos (en cierta manera)maltratan, nos ignoran y hasta si pueden hacernos la "puñeta" nos lo hacen.

Así que lo que es importante es que sepan tratarnos como lo que somos, enfermos y no como verdaderos desequilibrados, que es como se nos trata.
Si las autoridades sanitarias, no ofrecen ayudas para la investigación, lo tendremos muy mal...pero no solo aquí sino en todo el mundo.

Un abrazo de algodón.