16 enero 2009

Depresión por toxinas


La persona afectada por depresión no logra salir de esa
oscuridad en que vive, incluso después de años. Foto: Cortesía



Hoy día, padecer depresión es cada día más frecuente. Existen más personas conocidas que tienen algún tratamiento para la depresión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pronostica que para el año 2020 este padecimiento será la causa número uno de muerte a nivel mundial, mayor aún que las originadas por las cardiacas que actualmente ocupan el primer lugar.

Algunos especialistas la llaman enfermedad física, otros psicológica, hay quienes apoyan medicar al paciente y algunos se rehúsan a prescribir los medicamentos; para otros, existen diferentes niveles y hasta tipos de depresión.

Lo que se puede percibir es que, en algunos casos, el afectado no logra salir de esa oscuridad en que vive, incluso después de años. Intentando muchas formas de llevar o sobrellevar una vida por lo menos regular.

En otros casos, la persona no se entera de que está deprimida (por lo general los hombres), pues la automatización y el continuo correr de la vida actual nos hacen creer que es un cansancio de la época o tal vez las presiones, parásitos, falta de vitaminas o la edad. Sin darse cuenta que lo que requieren es un diagnóstico y tratamiento oportuno que no agrande el problema.

En la terapia de campo mental se ha detectado que un buen número de depresiones son causadas por una toxina y eliminándola del organismo, el síntoma puede disminuir o inclusive desaparecer, permitiendo de este modo que después de una nueva valoración del médico tratante, pueda ir disminuyendo el medicamento, siempre y cuando lo permita.

Esa toxina puede ser de un alimento, un cosmético, incluso una fibra. Este descubrimiento que hiciera el doctor Callahan hace aproximadamente 10 años y que día a día confirmamos más casos alrededor del mundo, permitió que esta psicoterapia manejara un porcentaje aún más alto de éxito, seguido de la inversión psicológica (autosabotaje), que en la mayoría de las veces es detonado por una toxina a su vez. Eliminar estas dos cosas permite un 90 por ciento de éxito en las terapias.

No sólo en la depresión intervienen las toxinas, sino también lo detectamos en problemas como adicciones, obesidad, fibromialgia, insomnio, entre otros, lo que desgraciadamente causa un círculo vicioso difícil de romper y posiblemente ésta sea la causa de que dichos problemas sean hoy día una especie de epidemia y crezcan de manera alarmante.

Esta materia es ya conocida en varias partes del mundo, el que algún químico natural o artificial cause alteraciones conductuales, lo que se comprobó hace años con el café y el alcohol. Se le llama ecología clínica. Incluso se han realizado videograbaciones de niños que padecen déficit de atención antes y después muestran un cambio en minutos.

La terapia de campo mental es una nueva psicoterapia que, combinando técnicas milenarias de Oriente y técnicas occidentales, resulta una ayuda ideal para la época actual, con eficacia, rapidez y sencillez como ninguna otra.

Fuente: www.terapiadecampomental.com

1 comentario:

Iver dijo...

Este es un comentario de prueba para determinar si tu blog es dofollow y así agregarlo a nuestra lista.

Gracias por enviar el tuyo a blogs dofollow.