25 julio 2008

DOLOR CRÓNICO, SE DEBE APRENDER A AFRONTAR EL DOLOR

El dolor es el tema de salud que más preocupa a los españoles, especialmente cuando el dolor se cronifica, que no cede. Muchos pacientes pasan de un especialista a otro sin obtener solución y sienten una gran angustia.En la actualidad, 2008, más de cuatro millones y medio de españoles (el 12% de los adultos) padece dolor crónico, lo que se traduce también en un alto consumo de analgésicos o antiinflamatorios.

Los médicos intentan tipificar esa sensación desagradable que perturba la vida de los pacientes en función del tiempo que dura; si dura más de 3 meses hablamos de dolor crónico y si es menos, habitualmente menos de un mes, hablamos de dolor agudo.

Cuando un paciente tiene dolor, mientras no se demuestre lo contrario, hay que creerlo. Otra cosa es poder cuantificar cuanto dolor tiene; normalmente los médicos en las consultas utilizan la entrevista clínica para intentar valorar qué grado de dolor tiene. Se pueden utilizar escalas que van desde el dolor soportable al insoportable e insufrible o se utiliza la escala analógica visual, que consiste en decirle al paciente que se imagine la situación de no tener dolor con una nota de 0 y el dolor más insoportable con una nota de 10 y que diga ,en ese momento, que nota le pondría al dolor que está viviendo en ese momento. Un paciente que tenga un dolor de 7 tiene un dolor intenso.

El umbral del dolor es variable, depende de muchos factores, si ya tiene antecedentes en otro tipo de dolores, en función del sexo, de la cultura familiar que se ha criado (si se acostumbra a vivir el dolor en la familia, se soporta mejor); el dolor es una vivencia y en ella se siente una estructura del cuerpo alterada y se vive si esa estructura está o no alterada y eso genera una serie de comportamientos e ideas dentro del pensamiento de la persona que es difícil de tipificar.

El 20 % de los casos que atienden los médicos de atención primaria son motivados por un cuadro de dolor crónico, si pensamos que en España 1 de cada 10 personas tiene un cuadro de dolor crónico de diferente origen muchas veces identificar la causa es difícil y aunque se haya identificado, no se halla una causa para ello. Lo que muchas veces se prolonga en el tiempo es el manejo del dolor en si mismo y, si bien muchas veces no se puede eliminar la causa, si se puede controlar el dolor.

Hay 3 tipos de dolor crónico; uno que seria el somático originado en alteraciones del músculo o hueso y allí entran la artrosis, las fracturas, los esguinces, la fibromialgia. Luego existe el dolor neuropático, el órgano que está alterado es el propio transmisor de la sensación de dolor, aquí entran los dolores derivados de las neuropatías como la diabetes, después del herpes zóster y muchas neuropatías derivadas de la toma de medicamentos tóxicos. Existe también un dolor mixto como las neuropatías y las lumbalgías mixtas, como las causas de la hernia discal.

El manejo del dolor crónico no es solamente con medicamentos, es un tratamiento en el que deben utilizarse todas las herramientas posibles al alcance, tanto del paciente como del médico. Se debe aprender a afrontar el dolor, las pautas de entender como soportarlo o aprender a manejarlo,hay que utilizar todos los medios físicos como el frio, el calor o la electroterapia y luego existe un gran arsenal terapéutico como son los fármacos como los analgésicos, sustancias cuyo efecto farmacológico principal es aliviar el dolor, los antiinflamatorios que tienen un componente añadido que además de quitar el dolor sirven para bajar la inflamación; también existen potentes antidolor como los opiáceos y un grupo de fármacos llamados coadyuvantes que acompañan a estos anterios como los antidepresivos, antiepilépticos o moduladores de la transmisión del dolor y que sirven muchas veces para controlar el dolor mixto que mezcla somático con el neuropático y con una percepción crónica del mismo.

Estos medicamentos suelen generar cierta adicción o cierta tolerancia a las dosis; se abusa mucho de los antiinflamatorios cuando se debería recurrir más a los analgésicos, se tiene miedo a los opiáceos cuando son medicamentos muy adecuados para los dolores de fuerte intensidad. Los antidepresivos tomados en este contexto no generan adicción.

El Doctor Francisco Vargas, médico de familia, nos contesta a las preguntas que le formulamos acerca del dolor crónico de forma clara y extensa. Las preguntas y respuestas las pueden encontrar en el podcast a continuación de estas líneas:

Quizá en primera instancia conviene diferenciar los tipos de dolor que existen: ¿Dolor crónico y dolor agudo sería la clasificación más general?

El umbral de este dolor es muy subjetivo. Cada persona lo vive de diferente forma. Cuentan que la mujer, por ejemplo, soporta mejor el dolor que el varón.
¿Hay forma de medir este dolor que le expone cada pacientes en sus consultar, de la manera más objetiva posible?

Una investigación realizada entre más de 500 pacientes con lumbalgia tratados en Unidades del Dolor españolas ilustra una de las causas del problema en nuestro país. Habían tardado unos 3,6 años en recibir tratamiento especializado en estos departamentos, pasando por múltiples especialidades. ¿Como se vive esta realidad desde los centros de asistencia primaria? ¿Cómo podemos mejorar estas cifras?

¿Cuáles son los problemas o enfermedades más frecuentes que expresan este dolor crónico?

¿Existe una escala de Dolor que permite ser más preciso en la prescripción de medicamentos para aliviar y tratar ese dolor?

¿Y qué medicamentos o sustancias activas dispensan (básicamente medicamentos genéricos) para tratar eficazmente este dolor crónico que le refiere el paciente?

En ocasiones, se hace recomendable el uso de opiodies en el tratamiento del dolor crónico. El paciente cree que pueden crear dependencia: ¿Habría que desmitificar el uso de estos medicamentos?

¿Se puede ya considerar el dolor crónico como una entidad propia, como una enfermedad, que además no puede pasarse por alto?
Hay personas que se sientan muy incomprendidas en este problema.

1 comentario:

vicodin dijo...

Lamentablemente muchas personas no emplean los medicamentos para controlar el dolor crónico porque piensan que les puede causar dependencia o en otros casos por el costo de las mismas. Se debe indicar que los medicamentos que son tomados de acuerdo a la prescripción medica no causan dependencia y el costo de estos medicamentos no son tan caros o se pueden buscar ofertas en internet. Lo más importante es que el paciente reciba su tratamiento con medicamentos para controlar su dolor crónico y recupere su calidad de vida.