25 septiembre 2009

Más sobre la gripe A

EN el número de este mes de la revista Discovery Salud se publica un interesantísimo artículo que recomiendo encarecidamente a quien quiera estar bien informado acerca de este circo bochornoso que se han montado unos pocos con fines evidentemente especulativos y lucrativos y que ya se está revelando como lo que verdaderamente es: un auténtico montaje que difícil de justificar y de mantener.

Dicha vacuna, que acaba de salir del laboratorio, va a ser testada durante esta semana en ¡niños! Un total de cuatrocientos que van a actuar de cobayas humanas ante una vacuna que puede que no tenga efectividad alguna porque el virus aún no ha acabado de mutar.

Pero lo peor del tema es que según el artículo, avalado por informes científicos, las sustancias adyuvantes de las vacunas "pueden provocar autismo, síndrome de Guillain-Barré, lupus eritematoso sistémico, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, artritis, fibromialgia, fatiga crónica, úlceras, mareos, debilidad, pérdida de memoria, convulsiones, cambios de humor, problemas neuropsiquiátricos…" No voy a seguir con la lista, pueden encontrarla igualmente en la versión digital de la revista.

En nuestro país aún colean los casos de las catorce niñas afectadas por la vacuna del papiloma humano, las más graves las dos chicas de Valencia, que aún no se encuentran curadas ni muchísimo menos, sino que padecen efectos secundarios como dolores de cabeza, pérdida de fuerza en los miembros, fiebre alta y convulsiones que de forma vergonzosa las autoridades sanitarias han justificado recurriendo a un inexistente "Síncope del Adolescente" (¿?), cuando la realidad es que estas niñas estaban perfectamente sanas y sus problemas se presentaron inmediatamente después de serles puesta la vacuna.

¿Cuál es la necesidad de vacunar masivamente a la población con una vacuna insegura, cuya eficacia no ha quedado demostrada y con posibles efectos secundarios mucho más perversos e irreversibles que lo que pueda producir la propia enfermedad en sí, y para colmo empezar a hacerlo con los niños? Si las personas que han padecido la gripe manifiestan que se trata de una enfermedad normal, de síntomas leves, que se pasa con reposo e hidratación suficientes, y cuyo único tratamiento son los antitérmicos, y que además produce la única inmunización segura y definitiva, ¿a qué esta locura y pánico?

Recordemos aquella frase de J. F. Kennedy: "Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo".

Ruth García Orozco.
Fuente : Elalmeria.es

2 comentarios:

seminario circo dijo...

Que horrible, como se les ocurre algo asi? y quien podria dar su hijo para un experimento? horrible.

Tashano dijo...

seminario circo,
Pues parece mentira pero es así, Yo soy madre y desde luego no dejaría que vacunaran a mi hija, es una vacuna que no está lo suficientemente probada, ni se sabe los efectos secundarios que puede tener.